Internacional Portada 

EE UU sanciona el petróleo venezolano para elevar la presión contra Maduro

EFE

Steven Mnuchi

Estados Unidos sancionó este lunes a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y a su filial en el país norteamericano, Citgo, en su medida más dura hasta ahora contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en un intento de presionarle para que ceda el poder al opositor Juan Guaidó, reconocido por Washington como mandatario legítimo del país.

El Departamento del Tesoro de EE UU anunció que Pdvsa, que gestiona la principal fuente de ingresos de Venezuela, verá bloqueados todos sus activos bajo jurisdicción estadounidense, con la idea de traspasarlos eventualmente a un nuevo Gobierno venezolano una vez que Maduro abandone el poder.

“La designación de Pdvsa ayudará a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro, y mantener esos activos para el pueblo venezolano”, dijo el secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, en un comunicado.

“Pdvsa puede lograr que se suspendan estas sanciones a Pdvsa mediante la rápida transferencia del control al presidente interino [Guaidó] o un gobierno posterior, elegido democráticamente”, agregó.

Las sanciones afectan a 7.000 millones de dólares en activos de Pdvsa, aseguró el asesor de Seguridad Nacional de EE UU, John Bolton, quien pronosticó que las medidas provocarán otros 11.000 millones de dólares en pérdidas para la petrolera a lo largo del próximo año.

“Robo”

Maduro, por su parte, dijo que emprendrá acciones legales ante las sanciones que impuso EE UU contra Pdvsa y su filial Citgo, empresa que, aseguró, la Administración de Donald Trump pretende “robar”.

“Se pretende robarnos la empresa Citgo a todos los venezolanos y venezolanas, alerta Venezuela, los Estados Unidos, hoy, han decidido transitar el camino de robarle la empresa Citgo a Venezuela”, agregó el gobernante al recibir en el palacio presidencial de Miraflores a jefes diplomáticos que estaban destacados en la nación norteamericana.

Maduro dijo que la medida demuestra que Estados Unidos persigue arrebatar a Venezuela sus riquezas naturales, y anunció que instruyó al presidente de Pdvsa, Manuel Quevedo, a que inicie “acciones políticas (y) legales ante tribunales estadounidenses y del mundo” en defensa de la “propiedad y riqueza de Citgo”.

El presidente venezolano también acusó al jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, de haber impulsado estas sanciones, que significan un duro golpe al flujo de caja del país.

Cuenta especial bloqueada

El Gobierno de Trump llevaba dos años examinando la posibilidad de imponer sanciones al sector petrolero de Venezuela, pero siempre acababa aparcando esa opción por temor a que las consecuencias económicas perjudicaran al pueblo venezolano y a la economía estadounidense.

Para evitar un fuerte impacto en esta última, Mnuchin explicó que se permitirá “seguir operando” a Citgo, la filial de Pdvsa que opera en Estados Unidos, pero los fondos de esas operaciones irán a una cuenta especial bloqueada, con el objetivo de traspasarlos eventualmente a un nuevo Gobierno. “Con efecto inmediato, el dinero procedente de cualquier compra de petróleo venezolano tendrá que ir a parar a cuentas bloqueadas”, dijo Mnuchin en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Citgo tiene tres refinerías en Estados Unidos, que en conjunto procesan unos 750.000 barriles de crudo venezolano al día.

Guaidó anunció este lunes, precisamente, que planea nombrar una nueva directiva de Pdvsa y de su filial Citgo, para reactivar una industria petrolera que pasa por un “oscuro momento”.

Mnuchin opinó que las sanciones no afectarán demasiado a los precios de la gasolina en Estados Unidos, dado que las importaciones de petróleo venezolano son “bastante modestas” y pueden compensarse con el crudo procedente de Oriente Medio.

Asistencia humanitaria

El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, afirmó en un comunicado que las sanciones “no van dirigidas contra el pueblo inocente de Venezuela y no prohibirán la asistencia humanitaria, incluido el envío de medicinas y aparatos médicos”.

Al mismo tiempo que sancionó a Pdvsa, el Tesoro emitió licencias que autorizan a grandes compañías energéticas estadounidenses como Chevron, Halliburton y General Electric a continuar sus operaciones en Venezuela al menos hasta el 27 de julio.

El senador republicano Marco Rubio, considerado uno de los más influyentes en lo relativo a Venezuela en la Casa Blanca, celebró las sanciones al asegurar, en un comunicado, que “la familia criminal de Maduro ha utilizado PDVSA para comprar y mantener el apoyo de muchos líderes militares”.

En cambio, el senador demócrata Robert Menéndez advirtió de que el anuncio tiene “implicaciones potenciales” para el pueblo venezolano, e instó al Gobierno de Trump a “acompañar sus sanciones con esfuerzos adicionales para atender la creciente crisis humanitaria del país”.

Mientras, Bolton instó este lunes a los militares venezolanos a apoyar a Guaidó, y dijo que ya hay indicios de ello entre los oficiales de rango medio y bajo, e incluso entre algunos generales.

“Estamos al tanto de contactos significativos entre oficiales generales y simpatizantes de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento)”, afirmó Bolton en una conferencia de prensa.

Source: Internacional

Related posts

Leave a Comment